Según diferentes estudios realizados, el 90% de los gatos mayores de 12 años padecen artrosis y en muchas ocasiones los humanos ni siquiera somos conscientes. Se trata de una enfermedad muy difícil de detectar en gatos, puesto que estos son grandes maestros a la hora de esconder cualquier tipo de dolor.

Probablemente, si has llegado hasta aquí, tu gato ya la padece o estás empezando a notar ciertos cambios en su comportamiento. Ya no juega como antes, está menos activo, incluso huidizo, camina despacio, cojea, etc.

Pues bien, vuestros pequeños ya no son tan pequeños y es ahora cuando más necesitan de vuestro apoyo. Con este artículo queremos ayudaros para que podáis dar calidad de vida a vuestros gatos.

 

 

Qué es la artrosis felina

 

También llamada osteoartrosis, la artrosis es una enfermedad que no sólo afecta a los gatos. Todo animal vertebrado es susceptible de padecerla.

Se trata de una afección crónica que produce la destrucción de los cartílagos de las articulaciones. Como seguramente ya sabéis, dichas articulaciones son las encargadas de conectar los huesos del cuerpo. Al envejecer, los cartílagos se deterioran perdiendo su función de amortiguación y esto provoca en el animal dolor, hinchazón y pérdida del movimiento al caminar o, simplemente, al mover las patas. Y no sólo eso, ante la ausencia de protección, el hueso suele crecer provocando deformaciones en las articulaciones.

principales areas afectadas por la artrosis

Es una enfermedad degenerativa e irreversible que se agrava con el tiempo. Es importante no confundir la artrosis con la artritis, ya que no son lo mismo. La artritis, mal tratada, puede derivar en artrosis, pero nunca al contrario.

 

gato con artrosis

 

 

Principales causas de la artrosis

 

Como es evidente, el paso del tiempo es uno de los factores que más influye a la hora de contraer la enfermedad. De ahí que ésta se de con mayor frecuencia en gatos mayores que en jóvenes. No obstante, existen ciertas causas que pueden acelerar el proceso. Como son:la genetica del maine coon

  • La genética. Algunas razas de gatos son más proclives a desarrollar la enfermedad. Podemos hablar aquí de los Maine Coon, que debido a su gran tamaño y peso suelen sufrir displasia de cadera; o los Abisinios, propensos a sufrir luxaciones de cadera; los Scottish Fold, que padecen con mayor frecuencia la enfermedad; y los Burmeses, con un mayor índice de artrosis en los codos que otras razas.
  • Traumatismos. Ya sean fracturas, dislocaciones y otros traumatismos por caídas, golpes, peleas, etc. Son la principal causa de que la artrosis haga acto de presencia en nuestros pequeños.
  • El sobrepeso. Aún no siendo una causa directa de la artrosis, es cierto que ayuda a agravarla. A mayor peso, mayor desgaste en las articulaciones puesto que deben soportar una mayor carga. Esta es quizás la causa en la que más responsabilidad podemos tener las personas. De nosotros depende que nuestro gato lleve una dieta sana y equilibrada.

la obesidad provoca artritis

  • La acromegalia. Enfermedad hormonal poco frecuente que causa diabetes mellitus y, en ocasiones, artrosis.

 

 

 

Cómo detectar la artrosis felina

 

Uno de los principales inconvenientes a la hora de detectar la enfermedad en nuestros felinos es que estos son, como ya hemos comentado anteriormente, expertos en enmascarar cualquier indicio que nos pueda hacer sospechar. Es nuestra responsabilidad el estar atentos a cualquier síntoma que pudiera parecernos fuera de lo normal. A partir de cierta edad deberemos observarlos para poder detectar cambios en el comportamiento. Como pueden ser:

  • Irritabilidad y agresividad. Se mostrarán más irritables, especialmente al acariciar su espalda o las articulaciones traseras, que suelen ser las zonas más afectadas por la artrosis. Llegando incluso a ser más agresivos que de costumbre.

gato agresivo

 

  • Falta de higiene. Por raro que parezca, al sentir dolor, nuestros gatos pueden llegar a evitar el uso de su caja de arena realizando sus necesidades en cualquier otro lugar de la casa. Ante la rigidez de sus articulaciones, nuestro gato puede dejar de cuidar su pelaje y llegar a presentar un aspecto descuidado y con nudos, pudiendo presentar un exceso de acicalamiento en las articulaciones doloridas.
  • Menor movilidad. Notaremos cambios en su actividad diaria pasando a ser más sedentarios. Si nuestro gato deja de saltar, trepar y subir escaleras con la frecuencia que solía hacerlo puede ser síntoma de la enfermedad. Por este motivo pierden masa muscular y su aspecto físico se deteriora. Deberemos estar también atentos a su forma de caminar, si presenta rigidez o si sus movimientos habituales son ahora más limitados. E incluso si presenta cierta cojera. Todo esto hará que nuestro gato juegue, cace y explore menos.

calidad de vida del gato con artrosis

  • Pérdida de apetito. Esto guarda especial relación con la disminución en la actividad física. A menor ejercicio, menor desgaste y menor apetencia.
  • Evita contacto. Suelen reducir la interacción con las personas o con otros animales.
  • Sueño. Cambian los hábitos a la hora de dormir escogiendo lugares distintos a los habituales para descansar. Suelen ser lugares más accesibles y cercanos al suelo.

 

 

Diagnóstico

 

Si sospechamos que nuestro gato puede estar sufriendo la enfermedad es conveniente llevarlo al veterinario lo antes posible. Un diagnóstico precoz ayudará a mejorar la esperanza y calidad de vida de nuestro gato.

Incluso los veterinarios más experimentados tienen dificultades para diagnosticar la artrosis mediante un examen físico debido a que los gatos suelen ser rehacios a la manipulación. Por este motivo, suelen basarse en pruebas objetivas como radiografías, para hacerse una idea del problema y su gravedad, y análisis de sangre, para descartar otro tipo de patologías.

 

Existen en el mercado numerosos medicamentos que se utilizan para paliar el dolor de la artrosis. Desgraciadamente muchos de ellos sólo se han probado en humanos y perros, no siendo seguros para gatos. Debe ser el propio veterinario el que nos recomiende un tratamiento, que normalmente se compone de antiinflamatorios y fármacos de índole similar.

 

 

Cómo podemos luchar contra la artrosis

 

Como ya hemos comentado anteriormente, la artrosis no tiene vuelta a atrás ya que es imposible regenerar los cartílagos afectados. No obstante, tenemos en nuestras manos varias soluciones para poder mejorar la calidad de nuestro gato.

  • Acondicionar el hogar. Que nuestro pequeño tenga fácil acceso al alimento, agua y bandeja de arena. Rampas para poder alcanzar sus lugares favoritos, y una cama mullida donde poder descansar sus maltrechas articulaciones. A ser posible, en un lugar calentito y lejos de las bajas temperaturas que acentúan los efectos de la artrosis. Una buena opción es comprarle una cama tipo iglú o, incluso, ortopédica. Sería conveniente ponerla en el suelo para que no le costara acceder.

hogar gatuno

  • La higiene felina. Nuestro amigos ya no tienen fuerzas para poder limpiarse como lo hacían antes. Ahora seremos nosotros quienes debamos cepillarles diariamente y limpiar sus ojos y orejas. Así como mantener sus uñas recortadas a menudo. Estamos seguros de que sentirán muy agradecidos.
  • La alimentación. Es conveniente darle un alimento de alta calidad que contenga ácidos grasos esenciales que reduzcan la inflamación, antioxidantes que estén exentos de cereales y subproductos, y grlicosaminoglicanos naturales que refuercen el cartílago. Para ello podemos pedir asesoramiento a nuestro veterinario. Alimentos ricos en aceite de pescado y vitamina E y que contenga pocos hidratos de carbono. Y, por supuesto, controlar la dieta de nuestro pequeño.
  • Ejercicio moderado y regular. Éste es beneficioso porque mantiene la masa muscular y preserva la flexibilidad articular. En caso de duda, podemos consultar con algún veterinario especializado en terapia física.
  • Darles cariño. No creemos que haga falta explicar el por qué un gato enfermo, nuestro gran amigo todos estos años, necesita que estemos ahí a su lado en estos duros momentos, ¿no? Por supuesto, tendremos que tener cuidado a la hora de acariciar las zonas más castigadas por la enfermedad, pero podremos seguir dándole todos los besos que necesitan y que tanto se merecen.

acariciar gato

  • Tratamientos alternativos. Como pueden ser suplementos, masajes, compresas calientes,  acupuntura e incluso hidroterapia en el caso de que a nuestro gato le guste nadar. Todos ellos pueden dar buenos resultados, siempre y cuando nuestro gato los tolere. ¡Cuidado!, no se recomienda el uso de corticoides ya que pueden causar efectos secundarios derivando incluso en problemas de salud como la diabetes. Todas estas alternativas deberían consultarse antes con nuestro veterinario y complementar, no sustituir en ningún caso, a la medicación.
  • Condroprotectores. Se trata de suplementos que reparan el cartílago de la articulación y evitan así daños mayores. En el mercado existen diferentes marcas de condroprotectores. En especial queremos hablaros de uno de ellos que ha captado nuestra atención de entre todos ellos: el Flexadin Plus®. ¿Queréis saber por qué? Seguid leyendo y lo descubriréis ;).

 

 

El Flexadin Plus, calidad de vida para gatos con artrosis

 

Los condroprotectores son productos nutracéuticos (a medio camino entre un alimento y un medicamento) específicos para tratar la artrosis. Al no ser posible regenerar el cartílago, estos actúan recubriendo la zona, protegiéndola y recuperando así la amortiguación y el buen funcionamiento articular. También impiden el desarrollo de las enzimas que lo dañan.

Estos alimentos dietéticos se basan en la adición de dos principios activos: la glucosamina, que repara, y el condroitín sulfato, que reconstruye. Llegando a ser más eficaces si se suministran en una etapa temprana de la enfermedad.

¿Por qué Flexadin Plus®? Se trata de un nuevo concepto de condroprotector que, además de contener los dos principios activos anteriormente descritos, incluye los ácidos grasos omega 3 y la función antioxidante de la vitamina E, que ayudan a mantener la fortaleza del cartílago articular mejorando la movilidad, el metabolismo de las articulaciones y, en definitiva, su función original.

flexadin plus my happy pet

Flexadin Plus® es un complemento nutricional para gatos, y perros de todos los tamaños, fácilmente administrable por vía oral. Pudiéndose mezclar con la comida o suministrar directamente en la boca. Además, previene la artrosis si se suministra desde pequeños. Y como prevenir siempre es mejor que curar, si estáis interesados en recibir más información sobre el producto podéis visitar su página de Facebook My Happy Pet de Vetoquinol España.

 

 

Para finalizar, queremos enfatizar el hecho de que la respuesta al uso de condroprotectores siempre es positiva. El grado de respuesta depende del deterioro articular. Sin duda, se trata de una buena alternativa para mejorar la calidad de vida de los gatos con artrosis, ¿no os parece?

 

 

Miau

 

Suscríbete a nuestro blog

¡Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This